viernes, 19 de mayo de 2017

La ocupación y concentración de tierras, una mirada a Huancavelica


Por: Elqui Cruz Ayala / vía NoticiasSer.pe

Las comunidades campesinas tituladas de Huancavelica ocupan aproximadamente el 83% del territorio de esta región. Sin embargo, pese al avance en la formalización de sus territorios existen conflictos por la superposición territorial generada por la minería u otras actividades que ocupan sus tierras, con nula o poca fiscalización del Estado.
Si bien las comunidades campesinas de Huancavelica ocupan un territorio amplio (Ver mapa N°1. Ocupación y concentración de la tierra en Huancavelica), no significa que estas tengan poder de decisión política y económica sobre el territorio que habitan. Los que ocupan, concentran y tienen poder sobre el territorio son quienes se dedican a especular con la tierra y a concentrar la mayor cantidad de concesiones mineras (Ver Cuadro N°2), destinadas a importantes proyectos mineros.

lunes, 8 de mayo de 2017

El MINAM debilita la política de Ordenamiento Territorial




El Ministerio del Ambiente (MINAM) acaba de aprobar un nuevo Reglamento de Organización y Funciones (ROF), a través del Decreto Supremo 002-2017-MINAM, en el que intenta reducir su función rectora del ordenamiento territorial solo a lo ambiental.
Esta decisión es ilegal, pues un reglamento no puede modificar el contenido de una norma con rango de Ley. Además, es un acto irresponsable porque genera en la práctica un vacío que ninguna otra entidad puede asumir mientras esté vigente el Decreto Legislativo 1013 y que solo el Congreso de la República puede derogar o modificar.
Actualmente existe un conjunto de procesos de planificación territorial impulsados por los gobiernos regionales (15 ya cuentan con zonificación económica y ecológica, que forma parte de la fase de diagnóstico de la planificación territorial) que por esta decisión quedarían paralizados, con el riesgo de que la información producida se desactualice.
Estos cambios institucionales constituyen un retroceso para el proceso de ordenamiento territorial y ocurren después de que los desastres socionaturales evidenciaron la necesidad de implementar el ordenamiento territorial para brindar seguridad a la población en la ocupación del territorio, en la ubicación de la infraestructura, el equipamiento y las inversiones en general.
Esto significa además que la reconstrucción de los lugares afectados por los desastres socionaturales no irá acompañada de un proceso de ordenamiento territorial que nos conduzca a un desarrollo sostenible.
Por lo tanto, las instituciones que formamos parte de la Plataforma para el Ordenamiento Territorial exigimos la revisión y modificación del ROF del MINAM a fin de adecuarlo a su norma de creación y se garantice la continuidad de los procesos de ordenamiento territorial, haciéndolos además más participativos e interculturales.

sábado, 1 de abril de 2017

¿Gobernanza territorial para el desarrollo de las regiones o para legitimar la actividad minera? A propósito del viceministerio de Gobernanza Territorial

Por Álvaro Campana Ocampo


Recientemente se ha creado el viceministerio de Gobernanza Territorial (VGT) dentro de la Presidencia del Consejo de Ministros. Este viceministerio es resultante de diversas necesidades, apuestas, intenciones y lógicas dentro del actual gobierno, lo cual puede explicar que muestre incoherencias, seguramente buenos deseos y también improvisaciones.
El gobierno de PPK, por ejemplo, se ha planteado como meta que el Perú sea integrante de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que promueve pautas y exigencias institucionales y de políticas para sus integrantes con el objetivo de ser considerados países con bienestar y desarrollo pleno. La creación del actual viceministerio parece ser resultado de las recomendaciones para la “Reforma de la gobernanza Pública” de la OCDE de 2016, así como el Estudio de Desarrollo Territorial.

¿Hacia dónde va el ordenamiento territorial en el Perú?

Del blog "Urbanismo y economía" de Augusto Mendoza

Antes de empezar esta entrada debo hacer una aclaración semántico-epistémica, lo que en la literatura inglesa se conoce como Regional Planning y en la francesa como Aménagement du Territoire, en el mundo hispano hablante se conoce como Ordenamiento Territorial; en el Perú también se utiliza el término acondicionamiento territorial pero este no tiene ningún desarrollo teórico que lo sustente y en la práctica resulta exactamente lo mismo que Ordenamiento Territorial.

El primer sector que desarrolló la planificación territorial fue el Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento (VIVIENDA), a través de la Dirección Nacional de Urbanismo (reconvertida actualmente en la Dirección General de Políticas y Regulación en Vivienda y Urbanismo), la denominación que usaba era la de Acondicionamiento Territorial, los estudios en la década del setenta y los ochenta de Sistemas Urbanos y perfiles económico-territoriales departamentales así lo atestiguan, incluso el Plan Nacional de Desarrollo Urbano del 2006, se titulaba “Territorio para todos”. Por otro lado; la ex Comisión Nacional del Ambiente (CONAM) comenzó a utilizar el término Ordenamiento Territorial a partir de estudios desarrollados principalmente en la selva promoviendo el uso de la Zonificación Ecológica Económica, luego con la creación del Ministerio del Ambiente (MINAM), el liderazgo lo tomó la Dirección General de Ordenamiento Territorial. El el Decreto Legislativo N° 1013 , que aprueba la creación, organización y funciones del MINAM, estableció como función del sector como Ordenamiento Territorial, y La Ley N° 28611, Ley  General del Ambiente, introdujo el Ordenamiento Territorial Ambiental, que en buena cuenta es un pleonasmo, el conflicto entre ambas normas generó que el MINAM tomara la rectoría del OT y los otros sectores la rechazaran.
Más información aqui

Perú un país embarrado por la desigualdad

Por: Luis Hallazi*

Estamos aún en medio de la catástrofe del llamado “Niño Costero”. Las últimas cifras que ha reportado el Centro de Operaciones de Emergencia Nacional  (COEN) señalan que la lista de fallecidos se elevó a 97 personas, más de 20 desaparecidos, 124 161 personas damnificadas, 14 301 viviendas colapsadas; 813 239 mil afectados[1]. Es probable que las cifras se incrementen para finales de abril, que es cuando se espera que las lluvias cesen y el  fenómeno climático termine.
Más allá de esas cifras frías como un tempano, debemos ser honestos con lo que cada día vemos y escuchamos en las redes y medios de comunicación desde nuestro cómodo sofá: Detrás de cada persona que sufre dramáticamente este desastre, está el rostro de la desigualdad social y económica de este país.